Iker: “El próximo año vendremos más veces”

Posted by & filed under .

Madrid volvió a disfrutar con la Copa del Rey que conquistó el Real Madrid el pasado 20 de abril a 352 kilómetros de la capital, en Mestalla. Veintiún días después, una vez amainada la tormenta de Clásicos, la entidad blanca ofreció oficialmente el trofeo a las instituciones regionales y a los miles de madrileños que se congregaron para ver a sus ídolos. A ellos se dirigió varias veces Casillas prometiendo nuevos éxitos: “El año próximo vendremos aquí más veces”.

La plantilla, el cuerpo técnico y la directiva al completo se embarcaron en un tour de dos horas y veinticinco minutos por el Ayuntamiento, la sede de la Comunidad y que finalizó en la catedral de la Almudena, donde el club hizo una ofrenda de un ramo de flores a la Virgen, la patrona de Madrid.

Cibeles. La comitiva blanca la formaron dos autobuses, uno azul marino en el que viajaron Florentino, Valdano y el resto de directivos, y detrás el vehículo que transportó a la plantilla blanca con Mourinho al frente. A las 12:13 horas, bordearon Cibeles y llegaron al Ayuntamiento, ubicado enfrente de la diosa.

Allí, empezó la ronda de discursos. El que abrió fuego fue el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. “Es un orgullo recibiros aquí, Cibeles es más vuestra que nuestra, no hay nada que identifique más a Madrid que el Real Madrid y es una responsabilidad que ejercéis con señorío”, comenzó el edil madrileño, que vaticinó un triplete en la 2011-12: “El año que viene, no serán una, ni dos, sino tres veces las que vendréis aquí. La Copa es la senda que os llevará donde queréis estar”.

Gallardón le cedió el testigo a Florentino. El presidente madridista cargó de valor el trofeo conquistado ante el Barça. “La Copa era una especie de obsesión. Aspiramos a más. Queremos regresar el año que viene con más títulos: podemos seguir soñando con un equipo que es cada vez más grande”.

Dirección Sol. Una vez cumplimentada la visita al Ayuntamiento, la ruta blanca continuó hasta la cercana Puerta del Sol, a la sede de la Comunidad de Madrid. A pie de calle les esperaba su presidenta, Esperanza Aguirre. Ya en el patio de la Casa de Correos, se deshizo en ardorosos halagos para el equipo blanco: “Gracias por vuestro juego alegre, valiente, siempre a por todas. Gracias por el partidazo de Mestalla. Esto es el comienzo de una serie de títulos”.

Poco después, llegó uno de los chascarrillos de la jornada, cuando un espontáneo le gritó: “Esperanza, ¡viste de blanco!”. La presidente respondió con chanza: “¡Eres muy sagaz!”. No fue el único gesto madridista de Aguirre. Antes de que Florentino, Mourinho y la plantilla firmasen en el Libro de Visitas, buscó desesperadamente a uno de sus asesores. Estaba sonando el himno del Centenario pero ella quería escuchar también el de las mocitas madrileñas. Cuando se cumplieron sus deseos, se le escapó un “¡por fin!” que provocó las carcajadas de Florentino.

A las 13:36 horas, Iker y Sergio Ramos, cada uno de un asa, sacaron la Copa al sol de Madrid desde el balcón de la Casa de Correos para regocijo de los cinco mil madridistas congregados ayer en el Kilómetro Cero. Casillas se dirigió a la muchedumbre con una promesa: “Prometemos estar aquí el año que viene con más títulos. Sin vosotros no sería posible. Os lo repito, el año que viene más y mejor…”. Al gesto se sumó, por petición popular, Cristiano. El crack portugués, muy comedido durante toda la mañana, dio un paso adelante: “Ganamos la Copa por vosotros y esperamos conseguir más. Muchas gracias”.

El resto de la plantilla, entre tanto, no dio tantas muestras de euforia como en los fastos del pasado 20 de abril. Ayer lo celebraron de forma más sobria. Hubo risas y bromas, pero no cánticos. Sólo Marcelo se saltó el guión con su habitual descaro. En el balcón de la Comunidad se soltó con un corto ‘Campeones, oé’. También provocó las risas de sus compañeros al empezar a hacer durante unos segundos beatbox (música con la boca)…

Eso sí, fue muy comentado en el patio de butacas la vestimenta informal de algunos de los miembros de la plantilla. Aunque todos acudieron con el traje oficial, algunos osados, como Marcelo, Pepe, Canales, Lass y Adebayor, lo hicieron calzando zapatillas…

El técnico. Empero, la gran estrella fue Mourinho. Aunque el técnico quiso mantenerse en un segundo plano, fue objeto de cariñosos elogios. Primero Gallardón, al iniciar su discurso con un “Querido Mou, querido Iker” y luego dirigiéndose a él de forma más explícita: “Sé lo difícil que es lo que tienes que hacer y estoy muy orgulloso de lo que estás realizando”. Luego, fue Esperanza Aguirre quien le agasajó, al llamarle “mi admirado Mourinho” y buscarle en el camino al balcón para conversar unos segundos con él.

Fruto de tanto halago, el técnico relajó su postura. Azuzado por Casillas y la afición, cogió el micro riendo e intentó ‘endosárselo’ a Karanka para mantener su voto de silencio. Al final, por presión popular, habló. Escuetamente. “Muchas gracias a todos”.

Finiquitada la segunda etapa, el Madrid se encaminó a la última, la catedral de la Almudena, para realizar la tradicional ofrenda floral a la Virgen. Esta vez, el anfitrión fue el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, que regaló a cada madridista un pequeño obsequio religioso y ofició una misa, en la que la expedición blanca se unió al himno de la Almudena que cantaron los religiosos. Eran las 14:25 horas y fue el colofón al tour institucional del Madrid y su decimoctava Copa del Rey…